martes, 3 de febrero de 2015

¿Qué es el latigazo cervical? . Blog Integrasalud Talavera.

¿Por qué se produce el latigazo cervical?
Debido a un impacto, bien sea un accidente de tráfico, caída contra el suelo o impactos laterales, se produce un mecanismo de aceleración – desaceleración de toda la columna vertebral lo cual provoca daños a nivel de los diferentes tejidos que son responsables de los diversos síntomas que aparecen.


Cuando se produce el impacto, en un primer momento, tiene lugar un movimiento de latigazo de la columna vertebral y sacro, traccionándose estos  ligeramente hacia arriba entre ambos huesos ilíacos mantenidos por el cinturón de seguridad.
En un segundo tiempo, el sacro se encastra entre ambos huesos ilíacos como si de una cuña se tratase.
Y por último, por el movimiento brusco de extensión que se produce a nivel cervical, el hueso occipital se desplaza hacia la extensión en relación a las primera vértebras cervicales encastrándose, de igual forma que lo hace el sacro, entre ambos huesos temporales. 
 Este movimiento a nivel de los huesos del cráneo se acompaña de una compresión sobre la sincondrosis esfenobasilar, articulación entre el hueso esfenoides y  el occipital la cual gobierna el eje central craneosacro.
Debido a estos encastramientos, tanto del hueso sacro como del occipital se produce una alteración del sincronismo del movimiento entre ambos huesos siendo este el factor más perturbador y perpetuador de la patología.

¿Cuáles son los síntomas?
Este síndrome de latigazo cervical frecuentemente asocia diversos síntomas que se justifican por la lesión que aparece en estructuras osteoarticulares, vasculares, nerviosas, glandulares y viscerales.
El latigazo cervical no suele producir dolor inmediatamente. Los síntomas suelen aparecer en las 48 horas posteriores al golpe.
Dependiendo de la edad, características físicas del paciente así como de la intensidad del impacto los síntomas pueden ser de diversa índole.
Englobamos dentro de este síndrome, sintomatología como:
  • Dolor local cervical
  • Limitación de la movilidad cervicodorsal
  • Cefaleas
  • Mareos o sensación vertiginosa
  • Náuseas
  • Otras alteraciones relacionadas con estructuras nerviosas como son vómitos, dificultad para tragar, sensación de entumecimiento (parestesias) en miembros superiores, dolor mandibular, molestias gástricas.
  • Dolor irradiado hacia la zona lumbar
  • Pseudociatalgias

Según va avanzando el cuadro también podemos observar cambios conductuales como insomnio, irritabilidad, síndrome depresivo, todo justificable debido a la compresión que sufren los huesos centrales del cráneo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario